23 septiembre, 2006

¿Culpable?

Haciendo zapping el otro día terminé viendo un pedazo de CSI. No veo mucha televisión y no sigo la serie, pero ya tenía una idea vaga del tema que se desarrollaba: crímenes de esos que horrorizan y conmueven a la población –de "alto impacto social"- y las investigaciones de los especialistas que buscan pistas para poder pillar a los responsables.

Iba todo muy bien, todo muy entretenido, hasta que reparé en un detalle que me desató un estado de ligera preocupación. Soy completamente ignorante sobre cómo se desarrollan los procesos judiciales, tanto los de Estados Unidos –donde transcurre la serie- como los de Chile, pero me parece que la tecnificación en la investigación de delitos es realidad y no mera ficción televisiva; que exista la carrera de criminalística me sugiere que es así. El uso extensivo de tests de ADN, de pruebas de balística, recolección de muestras para usos en laboratorio y otras técnicas científicas por el estilo es parte normal de una investigación criminal. Todo esto ocurre al interior de laboratorios cerrados y oscuros –en parte, me imagino, para conseguir un mayor efecto dramático-, pero la verdad es que daría lo mismo si fuesen abiertos: probablemente los únicos que logran entender algo de lo que ocurre ahí dentro son los mismos especialistas que recogen muestras y realizan la investigación.

Las evidencias que se usan para imputar judicialmente a una persona dependen de un rebuscado proceso científico-técnico desarrollado por especialistas que cuentan con un entrenamiento particular y manejan conocimientos que el resto de la población no posee. Si un juicio y la potencial culpabilidad de un imputado, con la consiguiente condena, dependen de pruebas técnicas altamente complejas, ¿qué pasa con la transparencia? ¿Cómo se puede cuestionar una evidencia si no se entiende bien cómo se consiguió? ¿Hay que simplemente tener fe en que los expertos hicieron bien su trabajo? ¿Y qué pasa si se equivocaron, si contaminaron las muestras, si tienen equipos obsoletos, si invirtieron los pasos de la investigación? ¿Quién puede criticar o fiscalizar un trabajo tan tecnificado? ¿Con qué argumentos puede enfrentar un abogado defensor acusaciones científicamente respaldadas en un mundo que idolatra a la ciencia?

No es el único caso en que expertos en distintas áreas del conocimiento se "apoderan" de una franja de la vida social, reclaman un monopolio jurisdiccional sobre ella amparados en su profesionalismo y su idoneidad técnica y excluyen al resto de la población del ejercicio de actividades en dicha franja. Estas zonas de la sociedad se van diferenciando progresivamente y desarrollan sus propias normas, sus propios códigos y se especializan a tal punto que, en algunos casos, llegan a ser incomprensibles si no se cuenta con el entrenamiento adecuado. A veces ocurre que uno puede ser testigo de cómo una profesión va conquistando poco a poco una zona que antes no era reclamada por nadie o, incluso, que perteneció a otro grupo que va perdiendo influencia. Por ejemplo, los recursos humanos y la selección de personal hoy están bajo el férreo control de los psicólogos laborales, que sin duda se merecen un post exclusivo y aparte. En general, cada profesión o grupo de especialistas intenta defender una parcela de poder, con mayor o menor éxito: los economistas alegan que lo suyo es casi ciencia exacta y que les hagamos caso a la hora de gobernar -"los políticos son atroces", como dijo Eyzaguirre-; los ambientalistas advierten que el desastre ecológico es inminente y, esparciendo el pánico a la catástrofe, reclaman que les concedamos más poder para dirigirnos y salvarnos; los periodistas intentaron asegurarse la exclusividad en el ejercicio de la profesión cuando se negociaba la ley de prensa, pero no les resultó -para bien de la libertad de prensa-; y así sucesivamente. Evidentemente esto no significa que estén equivocados. A veces pueden tener razón.

Me parece que las consecuencias que tiene esta diferenciación y especialización para el caso judicial son como para ponerse un poco paranoico, aunque quizá exagero por simple ignorancia del tema. Igual no sé si vuelva a ver CSI.

4 Comentario (s):

At 23 de septiembre de 2006, 22:31, Blogger Sólo Felipe dijo...

De lo general a lo particular.
Con el nacimiento de las profesiones es inevitable que se parcelen las especiales del ser humano. Creo que esto es bueno y necesario... ¿o prefieres quer todos seamos bachilleres?
Respecto al tema judicial, sabes que por mi carrera lo manejo bastante. Lo que viste en CSI se aplica plenamente en Chile. El caso emblemático fue el de Hans Pozo, donde usando quìmicos descubrieron sangre seca en el piso de la heladerìa de Martínez, entre otros ejemplos.
Y es cierto, el fiscal utiliza a la policía para obtener las pruebas, pero también la defensa puede tener acceso a estos peritajes y cuestrionarlos... y si no le convencen pueden ordenar sus propios peritajes.
Acuerdate que lo escencial es convencer a los jueces... y si las pruebas (por muy científica que sean) no son consistentes, igual no lograrán el efecto deseado.
En fin, tanto la fiscalía como la defensoría tienen los elementos para realizar sus propias pruebas, por lo cual no es una exclusividad del Ministerio Público.
Saludos compadre.

 
At 23 de septiembre de 2006, 22:34, Anonymous mariana y punto dijo...

De todas maneras que los sicólogos laborales merecen post aparte!

En realidad, no se me había ni ocurrido dudar de los científicos en los juicios de las series de abogados, y eso que he visto hartas... mmm qué susto

 
At 25 de septiembre de 2006, 14:32, Blogger Anarko-Kapitalista dijo...

Ja! También he visto esa serie, me he quedado pegado un par de veces, pero no la he seguido por falta de tiempo.

Buen punto el que tocas. Podríamos decir incluso que ese hermetismo que hay en torno a las investigaciones científicas, podría prestarse para manipular las evidencias y ocultar la verdad... ¿cuántas veces no habrá ocurrido? O_o

Saludos.

 
At 26 de septiembre de 2006, 20:39, Blogger socióblogo dijo...

Eso me lo aclara más, supongo que mientras más gente esté atenta y mirando, menor probabilidad de trampa. Igual creo que cabe la posibilidad de manipular evidencias; no hay sistemas perfectos.
Sobre lo de la especialización en verdad no era una crítica, era una descripción. Es inevitable que al final termine cada uno en lo suyo.

 

Publicar un comentario

<< Home