18 septiembre, 2006

Sintonía

Hace un par de días en una fría mañana, mientras aprovechaba los diez minutos de recreo para beber un insípido capuccino de máquina con sacarina –estoy a dieta-, acompañado con cuatro tostadas, empecé a leer con curiosidad un panfleto muy pintoresco y divertido llamado "El Rodriguista". En la última página, la primera que leí, un autor anónimo se mandó el siguiente parrafito:

El intento de liquidar al dictador el 7 de septiembre del 86, es más que una expresión militar o una acción fallida, fue la conjugación de la subjetividad de un movimiento popular que alcanza un alto grado de madurez combativa, y una vanguardia (en el sentido leninista del término) que sintoniza con el desarrollo de la conciencia del mundo social y que pretende impulsarlo al punto más alto de la lucha de clases en el país. Por eso, más allá que la operación no logró el objetivo político-militar para el cual fue diseñada, dejó una gran enseñanza en este difícil arte de sincronizar el movimiento popular con los instrumentos oportunos y adecuados en un período determinado, donde además hay que tener la capacidad de validar los medios de acuerdo al desarrollo político y orgánico. *

¿¡QUÉ DIJO!?
Como el trozo está escrito en ‘sociólogo’, en su dialecto marxiano, y creo entender relativamente bien la jerga, me permito aventurar una traducción libre: "un grupo de sujetos muy ‘vanguardistas’ se levantan un buen día y creen percibir la ‘madurez combativa’ del pueblo, por lo que deciden armarse hasta los dientes con ‘instrumentos oportunos y adecuados’ (fusiles M-16 y piezas de artillería militar) para impulsar la ‘lucha de clases’, pero terminan fracasando ruidosamente en su intento ‘político-militar’ (!) de hacer explotar un auto porque el cohete LOW que usaron se les mojó. Esto endureció la represión militar, pero eso no importa, porque así pudieron ‘sintonizar’ mejor con el pueblo". Notable.

¿DIJO SINTONÍA?
Cuesta entender a qué clase de ‘sintonía’ se refiere el autor anónimo o entender exactamente de qué ‘pueblo’ está hablando. ¿No será que se le perdió la brújula hace un buen rato? Que yo sepa, el famoso ‘pueblo’ hace años que está preocupado de otras cosas: están ocupados comprándose televisores, celulares y autos en cuotas, matriculando a sus hijos en colegios particulares con subvención o, los más afortunados -si cabe llamarle así-, en la Universidad de Las Américas, conviviendo sin casarse, y comprándose casas en Maipú y La Florida o departamentos con subsidio en el centro. Por otra parte sufren inestabilidad laboral, sueldos bajos, jornadas de trabajo extenuantes, desplazamientos de varias horas en el transporte público, tasas de alcoholismo altas y parecen ser casi completamente indiferentes, o muy críticos, frente a las formas, códigos y lenguajes más tradicionales de la política. **
El liberalismo económico se ha desarrollado en Chile mucho más que en otros países de América Latina y los integrantes del ‘pueblo’ trabajan, estudian y se endeudan frenéticamente con el único objetivo de progresar socialmente y dejar de formar parte del ‘pueblo’ lo más rápido posible; arribismo le llaman despectivamente a esto algunas personas.
El antiguo régimen hacendal se terminó con la reforma agraria y hoy nuestra ‘clase dirigente’ está formada por una ‘burguesía’ que funda su riqueza principalmente en los servicios y en el sector financiero; crucial para esto fue la privatización de los fondos de pensiones, de la previsión de salud y de las empresas del Estado. Si este desarrollo del capitalismo ha llegado tan lejos, ¿cómo se explica que el lenguaje barroco y grandilocuente del marxismo ya no convenza a nadie, si la teoría nos dice que los conflictos de clase se deberían acentuar? El mejor ejemplo de esto es la cantidad de comunas con alcaldes de la UDI. ¿Alienación? ¿Un velo ideológico creado desde los medios de producción espiritual burgueses? ¿Falsa conciencia?
.
CLARIDAD
Una posible explicación es que los comunistas ya no saben a quién le están hablando y, por tanto, tampoco saben cómo hablarles. Esa es la razón para citar el párrafo anterior: el uso extensivo de conceptos altisonantes, pero que a las grandes mayorías no les dicen mucho sobre su realidad o sus intereses actuales, es quizá un síntoma de la descontextualización de estos movimientos.
A Marx siempre le interesó darse a entender y sintonizar –de verdad- con quienes debían ser los receptores de su mensaje. ¿Qué sentido tenía proclamar la internacionalización de la clase proletaria si los proletarios no entendían el mensaje? Por eso ofició de periodista en los distintos países de Europa de lo que fue expulsado. La publicación del Manifiesto Comunista se debe a la misma razón: un texto que resume en lenguaje claro y formato accesible las tesis sobre el desenvolvimiento histórico, la plusvalía, la alienación y la lucha de clases.
Sin compartir sus aspiraciones, creo que sería positivo para sus objetivos -y para los de los políticos en general- el remozar su aparato teórico, renovar su visión del país y, sobre todo, aprender que una de las cosas más básicas en esta época sobrecargada de fuentes de mensajes es identificar a quién se le habla y cómo hay que hablarle para que el mensaje le llegue y lograr una conexión, identificación, cercanía y confianza. Sobre todo, confianza.
.
* Énfasis añadido. Creo que ilustra bien la curiosa obsesión por hablar raro y por hacer calzar a la realidad dentro de la teoría, cuando debería ser al revés.
** Hago notar que la mayoría de las cosas que pongo en el recuento tienen que ver con Santiago y que en otros lugares de Chile podrían ser distintas, lo más probable es que peores. Para que no me acusen de centralista.

Etiquetas: ,

5 Comentario (s):

At 19 de septiembre de 2006, 13:35, Blogger Sólo Felipe dijo...

Hace muchos años que los comunistas dejaron de sintonizar con la clase trabajadora del país. Esto explica la bajísima adhesión que tiene el PC en Chile. Siguen pegados con discursos que, la verdad, ya no calientan a nadie.
También pienso en eso que dijiste, de los seudo intelectuales que piensan que por hablar complicado son más inteligentes.
Lo veo en mi y en el mundo del blog. He pasado por blogs que son escritos en ese idioma complicado y, la verdad, termino obviándolos.
Creo que ser inteligente pasa por ser claro. Que tengas ideas profundas pero que igual todos puedan leer y entender.
Saludos!!

 
At 19 de septiembre de 2006, 17:34, Blogger Ratopado Ras Tafari Makonen dijo...

El comunismo ya no tiene peso, ni relevancia a nivel político. Y me parece que tampoco en el ámbito social.
El comunismo fue un gran animador de la política y los movimientos sociales durante la segunda mitad del siglo veinte. Sin embargo, perdió aquella lucha (nos guste o no) y hoy son otros los paradigmas. La lucha contra el capitalismo ya no tiene al comunismo como bandera de lucha y, de hecho, cuesta encontrar grupos de choque.

El comunismo dominó por largas décadas, llegó a diversas latitudes, pero terminó cayendo y eso es por algo. No creo que el capitalismo se haya impuesto de por sí. Este último no es la mejor solución, pero el comunismo tampoco era la solución, al tenor de los hechos acontecidos.

¿Cuál es el mejor sistema? No lo sé y creo que ni los políticos saben la respuesta.

 
At 23 de septiembre de 2006, 12:12, Blogger nadie dijo...

1. En efecto, leí sociobiólogo jaja
2. Me gustó el "análisis semiótico" de alguien que si -al menos eso parece-leyó a Marx.
3.A mí hace un buen tiempo me sucede, con esto y otras cosas. Con la izquierda extraparlamentaria que me parece no obedecer a ningún signo de los tiempos (se verá mi origen) y se echó al bolsillo la historia sin buscar reinterpretación alguna de los dichos marxianos, ni encontró preguntas en el camino que -a estas alturas- a uno lo interpelen. Me sucede con los jóvenes y sus colectivos, movimientos, formas de organización no jerárquica, vuelta a las ideas de las comunas, lo que quedó del movimiento antineoliberal después de ese otro 11-S (la sigla que inventaron los yanquis para el suyo y que deja ver cómo transforman en ícono los hechos, en un acto de prestidigitador porpagandístico), con los trueques y hasta con las ideas veganas extremas, que me producen una sensación de reto ideológico y cierto alivio al sentir que, por fin a mis 36, entiendo poco de esto que vienen a contarnos.
3. para qué decir lo que me reí con la cita, lo siento, no lo puedo evitar. Me recordó un chiste de los compañeros de partido de cuadro a los de partidos de masa (si se me entiende lo añejo):
"compañeros!!! con ti más que la cosa ninguna, eso no!!!a no ser que solamente sea, eso sí!!!"

uy! sorry la lata

 
At 26 de septiembre de 2006, 20:42, Blogger socióblogo dijo...

Lo más divertido es que sean autores anónimos los que escriban con tanta pompa: seguramente es el intérprete del comentarista del exégeta, pero dándoselas de complejo.

Claramente Marx era bastante más elegante y claro. Hay pasajes sencillamente notables en La Ideología Alemana; no hay que ser marxista para darse cuenta.

 
At 27 de septiembre de 2006, 07:12, Blogger nadie dijo...

thanks god! no hay que ser marxista para darse cuenta
...lo bonito en esto de los discursos "políticos", puede ser leer a Lira Massi "la cueva del senado..." y reirse a carcajadas.
recuerdo vagamente la descripción de patitas cortas Corvalán...

Y claro ¡¡¡¡Marx es inocente!!!!

 

Publicar un comentario

<< Home