21 agosto, 2008

Representaciones de lo femenino

A propósito de este post en Meditaciones Sociológicas sobre los análisis de Tironi, recordé un asunto que me resultó muy llamativo en su momento, pero que no comenté (al menos no en este triste y abandonado blog). Cuando Bachelet empezó a liderar las encuestas y luego cuando ganó la elección en segunda vuelta, las tribunas públicas se llenaron de gente hablando sobre los liderazgos 'femeninos'. Una gran parte de las caracterizaciones sobre este tipo de liderazgo fueron profusas en adjetivos laudatorios: dulces, cálidos, tiernos, conciliatorios, amables, horizontales, acogedores, abiertos, dialogantes, empáticos, emocionalmente inteligentes, etc. En muchas ocasiones a estas caracterizaciones se las contrastaba con los liderazgos 'masculinos': ambiciosos, agresivos, verticales, ejecutivos, duros, racionales, exigentes, eficientes, etc.

Para mí fue siempre un misterio (sigue siéndolo) de dónde vienen estas formas de entender lo femenino y lo masculino. Suenan afines al conjunto de dicotomías sobre las que se organiza nuestra cultura: arriba y abajo, bueno y malo, cielo e infierno, etc. También parecen tener algo de psicoanálisis pop. Incluso parecen sacadas de un libro de autoayuda, pero no tengo certeza de su origen. También ocurre que me resultan muy sospechosas.

Sospechosas, en parte, porque el poder es poder y yo estaba acostumbrado a suponer, siguiendo a Maquiavelo, que quien lo ejerza está obligado a someterse a sus leyes específicas si pretende seriamente conservarlo, más allá de los voluntarismos o de las caracterizaciones de género en blanco y negro.

Sospechosas, en fin, por ser demasiado simplificadoras y unilaterales. Afortunadamente en esa misma época estaba leyendo los cuentos misóginos de Patricia Highsmith y fueron un excelente antídoto. Ahí se puenden encontrar descripciones de lo 'femenino' bastante más desoladoras:

La idea de Sarah era matar a Sylvester a base de buenas comidas, de amabilidad en cierto sentido, de cumplir con su deber de esposa (...). Empezó a usar grasas más fuertes, manteca de ganso y aceite de oliva, a hacer macarrones con queso, a untar los sandwiches con una gruesa capa de mantequilla, a insistir en que la leche era una espléndida fuente de calcio para combatir la caída del cabello de Sylvester.

El pobre tipo no sospechaba nada, aunque había subido mucho de peso. Jugaba tenis, pero se mantenía inmóvil en la cancha, sin correr tras la pelota. Un día su mujer, harta de esperar el resultado de su plan, decidió acelerar el desenlace y le pidió a Sylvester que la llevara en el hombro al segundo piso de la casa:

Un dolor espantoso le atenazaba el pecho. Se llevó un puño al pecho y mostró los dientes en una mueca de agonía. Sarah le observaba, echada en la cama. No hizo nada. Esperó y esperó (...). Después de unos 15 minutos, Sylvester se quedó inmóvil. Sarah se durmió al fin. Cuando se levantó, comprobó que Sylvester estaba bien muerto y empezando a enfriarse. Entonces telefoneó al médico de la familia.

Nada más saludable que dejar de leer a los columnistas de los diarios de cuando en cuando.
.
.

Etiquetas: , ,

6 Comentario (s):

At 22 de agosto de 2008, 05:51, Blogger SergioA dijo...

Tironi nunca ha sido un analista, siempre será un sutil propagandista. Sus palabras quieren mostrar como el pueblo va eligiendo el tipo de gobierno que quiere y como la concertación siempre va encontrando el mejor candidato que encarne dichos deseos.
Y el blogger que linkas tiene toda la razón, el pueblo no estaba buscando un gobierno con cualidades femeninas, estaba buscando otra cosa.

Como nunca he escuchado una buena explicación de cómo una persona sin experiencia ni talento puede llegar a la presidencia, sugiero la siguiente.
Después de los escándalos de Correos, Mop-Gate-Ciade y otros -que eran lo suficientemente graves para derribar un gobierno en cualquier democracia madura- el electorado chileno, que no estaba preparado para deshacerse de la concertación, encontró en Bachelet y Alvear a las personas menos corruptas del régimen. La impresión quizás no era falsa. Las mujeres, por valores o por que toman menos riesgos, suelen ser menos corruptas que los hombres. Siguiendo esta lógica, la sonrisa inocente -del que nunca ha hecho nada- de Bachelet y los negocios del marido de Alvear terminaron por inclinar la balanza. Agreguemos a esto la historia del padre de la candidata, éxito seguro para cualquier candidato socialista.

La propaganda de un gobierno ciudadano, cálido y acogedor vino después de la elección del candidato. Recuerdo que mucho antes de la elección empecé a oír de mis amigos socialistas como la mujer es mucho más compleja e inteligente que el hombre. Uno llegó a decirme que ellas arrancaban con los terremotos a causa de una cierta mayor capacidad de respuesta cerebral. Me tomó un tiempo entender la razón.

Estos años nos han mostrado que Bachelet no gobierna. El gobierno lo ejerce un partido transversal.



Saludos.

 
At 25 de agosto de 2008, 09:08, Blogger Montserrat Nicolás dijo...

Mr. POP:
A mi me da la misma sensación pero con la sospecha de que el concepto de "liderazgo femenino" no es más que una manta de RRPP...onda, no hablemos de lo qué REALMENTE SIGNIFICA la eleccíón de Bachelet o quienes votaron por ella para que cumpliera con sus promesas.

O sea, igual TU al poner a un mujer altamente violenta, fria y cruel como un ejemplo de lo opuesto o diferente a los pensado como femenino en el concepto de 'liderazgo', caes en la trampa de blanco/negro, etc.

Es decir, la falta de poder es la falta de poder.

un abrazo

 
At 27 de agosto de 2008, 20:01, Blogger MalosHabitus dijo...

En realidad, creo que no está de más tomar como ejemplo los casos de mujeres tipo "la dama de hierro" para demostrar que lo del liderazgo acogedor de las mujeres es una patraña. O si se quiere; líderes masculinos como Ghandi, para mostrar que finalmente también el liderazgo se relaciona con cuestiones de tipo cultural más amplios y complejos que solamente el género.

Por otro lado creo que el discurso sobre el liderazgo femenino comete el error también de centrarse únicamente en el líder o gobernante, olvidando que parte importante del liderazgo se constituye en interacción con los gobernados. Es decir, el liderazgo o tipo de liderazgo no solo depende de las caracterírticas del sujeto que es lider, sino también de las características del grupo que convierte en líderes a determinados sujetos.

El como se ejerza el poder claramente depende de circunstancias políticas y/o coyunturales más que de ciertos atributos personales. Además el q gobierna -al menos en democracia- no es 1 individuo, sino una coalisión amplia e incluso heterogénea en donde la forma de ejercer el poder o de determinar prioridades políticas es fruto de visiones y negociaciones que involucran muchos grupos y actores diversos.

Incluso dentro de un mismo periodo de gobierno es esperable que la forma de ejercer el poder vaya variando de acuerdo a determinadas contingencias. Ejercer el poder siempre de forma dura, o sismpre de forma "acogedora" sería sin duda lo más irracional del mundo.

Por último ¿de donde salen las ideas respecto a la forma acogedora del iderazgo femenino? Sinceramente no tengo la menor idea... pero debe ser del típico imaginario de género que nos pintan desde que nos cuentan cuentos cuando chicos.

saludos
... y visiten mi blog

 
At 2 de septiembre de 2008, 00:49, Blogger pablitö dijo...

si, es sospechoso y un poco extraño... incluso, tuve una profesora que tenia fama de feminista y aun asi hablaba de las presuntas diferencias entre mujeres y hombres al momento de ejercer el poder (pero no las mujeres "con bigotes", asi mismo me dijo... ¿entonces se estaría refiriendo a las que verdaderamente están conectadas con su "esencia" femenina?)... lo realmente extraño es que la dicotomia que te mantiene encerrada sirva tambien para liberarte

 
At 3 de septiembre de 2008, 13:01, Blogger Héctor dijo...

Un blog muy interesante tio. Te felicito por el trabajo.

El tema del liderazgo es uno de los más interesantes para abordar en sociología, y el liderazgo femenino aún más, porque apenas hay nada publicado.

Estoy de acuerdo con maloshabitus en que el liderazgo no sólo depende de las carácterísticas del líder (como la carisma weberiana) sino también de la naturaleza de la poblión seguidora.

 
At 24 de septiembre de 2008, 00:02, Blogger Ulschmidt dijo...

..y sin embargo, esa es una muerte por envenenamiento - sofisticado envenenamiento, claro está - y el envenenamiento se considera típico de las mujeres.

 

Publicar un comentario

<< Home