28 septiembre, 2008

Elites melancólicas

Quien lea frecuentemente los diarios y las revistas, incluso si lo hace con algo de desgano y muy poca atención como yo, sabrá que se ha puesto de moda la idea de que la elite está pesimista. Una revista de esas dedicadas a contar historias sobre el poder y los poderosos ya le dedicó una portada al tema. Los diarios, por su lado, han venido publicando durante las últimas semanas algunas columnas que se hacen cargo de analizar el problema, a cargo de los ya por todos conocidos talking heads de los medios de comunicación.

No deja de ser llamativo el hecho de que sea gente que ocupa posiciones muy prominentes al interior de la elite (posiciones asociadas con el poder simbólico) quienes digan que la elite tiene un ánimo depresivo. En otras palabras, todo esto es algo así como un auto-diagnóstico, una auto-observación, un ejercicio de autorreferencia. En todo caso no debería ser sorprendente que a las elites les guste mirarse al espejo.

¿Cómo saber si es verdad que la elite está pesimista? Es muy difícil decirlo con más certeza de la que entrega una intuición o la opinión de un insider. Las encuestas nacionales de opinión pública son completamente inútiles para conocer percepciones y estados de ánimo en la elite. Estudios específicos sobre la elite chilena, como el capítulo que le dedicó el PNUD 2004, no he visto que se hayan publicado últimamente. Así que tratándose de un asunto de intuiciones, imagino que cualquiera puede opinar.

Leyendo uno de esos mismos diarios, encontré una crónica sobre los resultados del estudio Global Wealth 2008, del Boston Consulting Group, que analiza la evolución de las grandes fortunas en el mundo. Dice sobre Chile:

En el segmento de la población con más de US$ 100 mil en activos, la riqueza subió 35% hasta US$ 80 mil millones. Este es el mayor avance del país en los últimos 3 años (...). En cuanto a las familias con más de US$ 5 millones, el estudio reveló que éstas aumentaron 38%, pasando de 900 a 1.240 hogares.

La misma crónica cita a un experto que explica que el aumento de fortunas tiene que ver con la apreciación del peso frente al dólar y a las alzas de los commodities. También explica que en Latinoamérica la mayoría de los sujetos de alto patrimonio invierten fuera de sus países, a diferencia de Chile:

Es un país que cree en sus instituciones, al igual que Brasil. Por ello en ambos países la proporción es inversa al resto de la región, con el 70% invertido localmente. (...). En el país están todos los bancos suizos y los demás actores han creado más productos.

Es decir, aumento récord de la riqueza y confianza en las instituciones financieras. A mí se me ocurre que la elite lo está pasando de lo más bien.
.

Etiquetas: , ,