27 octubre, 2008

Elecciones y low tech

Desafortunadamente estoy inscrito y voto. Pero ya que estoy obligado a ir a cumplir con el muy pretenciosamente llamado "deber cívico", al menos puedo aprovechar la ocasión para hacer un par de observaciones.

En realidad es solamente una observación: no creo que sea conveniente reemplazar nuestro mecanismo de votación por uno electrónico.

Los entusiastas tecnológicos al estilo de Nicholas Negroponte suelen predecir (y anhelar) que todo lo que pueda ser digital, va a ser digital. Siguiendo esa idea, hay mucha gente a la que le parece un anacronismo inexcusable marcar su preferencia en un papel compuesto de átomos. Sin embargo, para el caso de las elecciones, el reemplazar los átomos por bits (me parece que esa era la metáfora que usaba Negroponte) podría producir un problema grave.

El sistema actual funciona con registros en forma de libro, firmas analógicas con lápiz, un voto de papel que se marca también con un lápiz y tinta en un dedo. Este es un sistema simple, transparente, que puede ser entendido por cualquier persona y que permite que el conteo se haga de manera pública, a la vista de quien quiera presenciarlo. Si hubiese un cambio a un sistema de votación electrónica, significaría pasar de un sistema de baja tecnología a un mecanismo tecnificado, más complejo y que requeriría la operación de expertos. En este salto, creo, se produciría una pérdida importante de transparencia. Las elecciones, al menos el conteo de los votos, dejarían de ser un procedimiento que cualquiera puede entender y observar tal como ocurre hoy.

Veamos un buen ejemplo de una reforma modernizadora que fracasó estrepitosamente hace poco en parte por desechar una solución low-tech: el Transantiago. El nuevo plan de transporte público eliminó para siempre a ese agente indispensable de coordinación del sistema antiguo, el sapo, y las frecuencias de los recorridos sencillamente dejaron de funcionar. Sin un sustituto funcional de ese agente coordinador, todavía hoy se puede ver cómo pasan dos o tres micros del mismo recorrido juntas y vacías.

En estos tiempos de euforia tecnológica, no hay que olvidar la importancia que tienen y siguen teniendo las soluciones low-tech para resolver problemas de la vida social.



Foto obtenida de acá.

Etiquetas: , ,

1 Comentario (s):

At 28 de octubre de 2008, 15:42, Blogger CAMILO dijo...

Todo ello sin mencionar además la brecha digital y las generaciones que son completamente nulas en lo que a tecnología se refiere.

Tampoco hay q olvidar a los desconfiados de la tecnología y de las instituciones.

sòlo por diversión: http://www.youtube.com/watch?v=ra0auEa6rEs

PD: yo tb use esa foto de la urna ... ajaja ! pero no tuve la decencia de citarla...

 

Publicar un comentario

<< Home